miércoles, 3 de mayo de 2017

Historia de los Dispositivos de Almacenamiento


Los dispositivos de almacenamiento son uno de los inventos más importantes en la historia de la información, ya que nos permite almacenar datos y en si toda clase de información relevante para poder ser reutilizada posteriormente, son unidades de hardware que permiten recuperar software y datos en general, por esta razón son una parte fundamental en todos los sistemas computacionales y los desarrollos tecnológicos desde hace más de veinte años permiten que estos trabajen con otras formas de almacenamiento más volátiles como la memoria principal de los ordenadores  y la memoria RAM.
Desde tiempos inmemorables la humanidad ha tratado de construir sistemas de almacenamiento de su información que van desde la tabla tallada hasta el primer sistema de almacenamientos de dimensiones reducidas: “La Tarjeta Perforada” que en su época era capaz de satisfacer las condiciones de almacenamiento de información en un espacio relativamente reducido y con una vida prolongada.
Al ver la eficacia de la tarjeta perforada que principalmente se utilizaba para controlar las producciones textiles durante la época de la revolución industrial, algunos científicos pensaron que podía ser viable a partir de ella generar una calculadora mecánica que podría ayudar en el cómputo de grandes cantidades de información.
En Norteamérica se logró establecer las tarjetas perforadas como medios de transmisión de información lo cual les ayudo de sobremanera a la hora de realizar gestiones monetarias, censos y toda clase de procesos de amplio computo, la empresa IBM fue una de las que  más produjo en este campo dúrate el siglo XVIII.
Posteriormente se desarrollaron las cintas magnéticas que permitieron almacenar distintos tipos de información desde una vos grabada hasta una enorme cantidad de mensajes codificados para el telégrafo, significo un desarrollo tecnológico comunicacional sin precedentes, las cintas magnéticas después fueron evolucionando hasta poder almacenar tanto audio como video, y paralelamente servían también como bases de datos de programas útiles en el desarrollo de código.
El disco magnético surgió entonces de la abrumadora necesidad de almacenar información para poder ser aprovechada en un medio que no sea volátil, por otro lado las empresas de producción de arte requirieron entonces un medio para compartir datos de manera económica y eficiente, entonces fabricaron los discos ópticos que permitían almacenar una buena cantidad de información para  ponerla en disposición del público.
Los nuevos dispositivos son los SSD que permiten almacenar información  sin necesidad de un dispositivo mecánico para su recuperación así el sistema de almacenamiento de estas memorias ya no cuenta con un disco sino con celdas donde se grava la información.